Empoderando a las Mamás

1

 

En este nuevo escenario dado por las circunstancias del Covid 19, las mamás deben responder no solo a su papel de madres y de apoyo del sustento familiar, sino también al de tutoras o profesoras de sus hijos, pues deben ayudarles con las tareas, Fundación Zuá ha asumido este nuevo reto de ayudarle a estas mujeres a afrontar, ya no dos roles, sino ahora tres. 

Entonces diseñamos un programa para capacitarlas a ellas, desde luego que no solo para ayudarle a sus hijos, sino también para promoverse como personas, incluyendo la posibilidad de que inicien emprendimientos que les ayude a solucionar su realidad económica.  Esto puede incluir también a los compañeros en los casos que estos manifestaran su voluntad de capacitarse. 

Esta nueva iniciativa nos llevó también a concebir en una nueva forma la oferta de mercados, pues de ahora en adelante los mercados se otorgarán solamente a aquellas mamás que estén dispuestas a capacitarse y dediquen un par de horas diarias a este propósito.

Este nuevo programa, está claramente orientado al propósito inicial de la Fundación que es el de ayudar a las niñas, niños y jóvenes a soñar y hacer realidad sus sueños, lo cual hasta ahora hacíamos apoyándonos principalmente en los tutores, y de ahora en adelante no solo en ellos, sino también en las mamás, pero el foco principal sigue siendo las niñas, niños   y jóvenes.

 

Apoyo a las mamás

Formación Psicosocial: La idea es que ellas se puedan fortalecer, ayudarles a ser autónomas, a ser líderes de su grupo familiar, a recuperar su autoestima y a impulsarlas para que recuperen la capacidad de soñar y acompañarlas a hacer realidad sus sueños.

Tecnologías de la Información: Lo fundamental es la formación en aspectos básicos de la tecnología. Que ellas aprendan a utilizar el computador, a usar internet como medio de aprendizaje y de trabajo, que puedan usar apropiadamente las plataformas de los colegios de los hijos y los puedan guiar a ellos hacia nuevas formas de aprendizaje.

Leer, escribir y matemática básica: Desarrollarles su capacidad para leer y aprender por medio de la lectura a desenvolverse adecuadamente con la escritura. e introducirlas en la matemática básica para la vida. 

Educación Primaria y Secundaria: Invitarlas a ingresar terminen la primaria y el bachillerato secundaria y luego guiarlas hacia la educación superior bien sea tecnológica o profesional. 

Emprendimiento: El reto es motivarla y darle los fundamentos para que en grupo las mamás desarrollen emprendimientos que les permita mejorar su calidad de vida mediante unas estrategias que les permita mejores ingresos. 

 

Metodología

En primer lugar, cada mamá dedica al menos dos horas diarias a las labores de estudio, ella va a estar en su casa y desde allí y en forma virtual recibe la asesoría de la profesional que la va a guiar.  Cuenta con la compañía y asesoría de un tutor profesional en las áreas correspondientes, que la va a escuchar y a conocer sus gustos, fortalezas y talentos y a partir de allí la va a motivar y diseñar el programa de capacitación y luego la va a guiar en su proceso de aprendizaje.

El equipo de tutores profesionales está conformado en principio por 2 psicólogas, 1 trabajadora social y 1 pedagoga. Ellas hacen el acompañamiento individual con un doble componente: el componente psicosocial, fundamental para conocer y saber desde que perspectiva motivar y ayudar a la persona a superar sus dolores y frustraciones que no le permiten pensar en algo distinto de la diaria supervivencia, y en segundo lugar va guiándola en el desarrollo de las destrezas y habilidades en las diferentes áreas, iniciando por la tecnología, y siguiendo por el campo de la lectura, escritura y matemáticas. Desde luego que en la medida que la persona va avanzando y exigiendo un nivel más complejo en cada área se va recurriendo a otros profesionales idóneos en cada campo.

Para esto se requiere, además del recurso humano ya descrito, una infraestructura tecnológica de conexión a internet, un computador en préstamo de la Fundación y un mercado mensual que les permita atender el programa, con cierta seguridad que los alimentos para sus hijos no van a faltar. 

Esta ayuda está sujeta a las evaluaciones que se van haciendo de manera regular y que se consolidan mensualmente. Las evaluaciones tienen en cuenta el interés que está determinado por la dedicación del tiempo diario de la mamá a las actividades programadas, el compromiso en la elaboración de ejercicios y asignaciones propuestas por las profesionales guías, en el grado de atención y compromiso de los niños en las labores propuestas desde la Fundación y la respuesta académica a los colegios.

Dependiendo de esos resultados se les renueva la ayuda mes a mes. Si la evaluación demuestra que no hay el interés suficiente, se suspende la ayuda incluyendo el retiro del préstamo del computador.

Con el solo hecho de entregarle un computador a la mamá y capacitarla en su uso, se le está empoderando, de tal manera que los hijos pueden decir “mi mamá si sabe”, dejando de ser la persona que no entiende nada y a quien sus hijos ven con menores capacidades académicas. Entonces la mamá pasa a ser la líder del grupo, porque es capaz de orientarlo, de organizarlo con horarios y tareas para que sus hijos respondan en el colegio, al mismo tiempo que recibe aprecio y admiración del grupo familiar. 

Estamos desarrollando un primer piloto por 6 meses, con 30 familias y de acuerdo con los resultados se planeará para un número mayor, para el próximo año. 

 

Requerimientos

  • Voluntarios capaces de ayudar, desde su casa a la formación de estas mamás. Es un programa que consume mucho tiempo, porque hay que atender a cada mamá a la vez. Se requieren psicólogos, profesores de las diferentes áreas y trabajadores sociales, que partiendo de la filosofía de la Fundación Zuá puedan apoyar el programa.  
  • Necesitamos computadores nuevos para darle uno a cada mamá y familia
  • Ayuda económica para el pago de la mitad del costo de internet de $30.000
  • Un mercado mensual de $100.000 para cada familia.