Nuestra Misión

Apoyar a las familias desprotegidas y altamente vulnerables, mediante su organización en comunidades autosotenibles utilizando como recurso principal su capacidad para la ayuda mutua.

Nuestra Visión

Zuá impacta la pobreza de forma contundente, construyendo un modelo social y económico auto sostenible.

Objetivos

  • Ayudar a las familias necesitadas y que están dispuestas a hacer un considerable esfuerzo para salir adelante, para que sus miembros se mantengan en el sistema educativo formal hasta terminar la educación superior.
  • Desarrollar metodologías que ayuden a los niños, jóvenes y adultos a mantenerse con éxito en el sistema educativo, principalmente a través del deporte y del arte.
  • Formar a las familias para que desarrollen la capacidad de trabajar en comunidad para construir las soluciones permanentes a sus necesidades fundamentales. Buscamos que juntos, nuestros beneficiarios consoliden una organización capaz de acoger, de incluir a muchas familias actualmente excluidas para que se formen y sean productivas impactando significativamente la pobreza.
  • Analizar e implementar modelos de cooperación social y económica donde el interés colectivo prime sobre los intereses individuales y trabajar con la firme convicción que los débiles, desposeídos y excluidos pueden tener mejores resultados en la búsqueda y en la construcción de soluciones a sus mas apremiantes necesidades, si lo hacen en grupo, que si lo hacen en forma aislada e individual
  • Vincular, para el 2020 más de 100 familias que en la actualidad no disfrutan de las condiciones para satisfacer sus necesidades básicas, en las dos sedes de la Fundación.
  • Asegurar que para el 2020 la Fundación genere al menos el 50% de los recursos necesarios para su operación y funcionamiento.
  • Profesionalizar la estructura administrativa y formativa de la Fundación a 2020 a través de la capacitación de al menos 30 de sus miembros entre graduados y estudiantes universitarios.
  • Garantizar la continuidad de los programas actuales para que en el 2020 al menos el 40% del equipo integrante de los órganos directivos sea conformado por la comunidad beneficiaria.
Back to top